Minimalismo Digital: Reducir contenidos a leer

computer

Cada día me doy cuenta de que una de las cosas que más tiempo me roba es estar delante del ordenador, que pueda pasar horas y horas perdiendo el tiempo me satisface mientras lo hago pero después no puedo evitar el sentimiento de culpa, el ¿podría haber hecho algo productivo en el tiempo que he perdido?, por ello me planteo que quizá es hora de despejar un poco la lista de blogs, youtubes u otros perfiles o cuentas en redes sociales que sigo, ¿tiene sentido seguir blogs solo por si, de vez en cuando, postear algo que me gusta?¿por qué no aplico aquí también alguno de los principios del minimalismo que tanto me gustan y elimino la paja para quedarme con lo que me satisface? Pues supongo que porque tengo miedo a perderme algo, que por cierto según leo, es un síndrome bastante común y que afecta a más gente de la que parece. De todas formas creo que tengo que superarlo, así que lo que yo me planteo es: ¿y ahora, qué hago?

De momento me voy a tomar una tarde de este fin de semana “libre” y voy a hacer una “limpieza” según este plan:

  1. Limpiar mi Bloglovin. Dejar de seguir blogs que ya no me interesan, o que no se ajustan a mis gustos. Sin piedad, lo que nunca leo pero sigo teniendo ahí por si acaso fuera.
  2. Mi ladrón principal de tiempo: Youtube. El mismo sistema que en el punto anterior, eliminar mi subscripción a canales de YouTube cuyos vídeos no veo nunca, porque ¿qué sentido tiene seguir suscrita?
  3. Las redes sociales. Limpiar mi lista de seguidos en Tumblr, Twitter, Instagram o cualquier otra red similar siguiendo el mismo criterio que antes. Para mucha gente estos son los principales “ladrones de tiempo”, aunque yo creo que los tengo bastante controlados, de todas formas no está de más hacer una limpieza.
    4.Poner un aviso en el calendario y convertir esta limpieza en algo repetitivo ¿cada tres meses, por ejemplo? para evitar que se me vuelva a ir de las manos como esta vez.

Mi bolsa de maquillaje

El lunes os conté aquí como he aplicado el minimalismo a mi maquillaje, los pasos que he dado y como lo he llevado, bueno, pues esto es lo que ha quedado en mi neceser para usar durante los próximos meses

Mi maquillaje

Neceser | dentro del neceser: eyeliner de Eyeko, lápiz de ojos marrón de Benecos, máscara de pestañas RMS | dúo de sombras de Chanel | Paleta de sombras Bobbi Brown | sombra de ojos granate de KIKO | Living Luminizer y Lip2Cheek de RMS | Polvos bronceadores de Clarins | Labial rojo de Ilia | Lápiz de labios de Nars | Bálsamo de color Pacifica | Labial Chanel | Corrector Bourjois | Base en polvo mineral de Lily Lolo

De momento me voy apañando muy bien y estoy muy contenta, lo gasto todo y no tengo que ir buscando por diferentes cajones lo que me gusta y lo que no

Maquillaje y minimalismo

maquillaje
Fuente: Pexels

El otro día andaba pensando que ahora que he conseguido “limpiar” mi armario, ¿por qué no hacer lo mismo con el maquillaje?, y es que ¿no os pasa que os compráis algún maquillaje y al poco de usarlo os entra el gusanillo por otro y ése pasa a quedarse olvidado al fondo de cajón/neceser/organizador de maquillaje/lo que sea que uséis? A mí sí, así que tengo una colección que no tiene casi nada que envidiarle a muchas bloggeras de belleza, el problema es que no uso casi nada de lo que tengo, porque o fueron compras impulsivas, en plan: mira que color tan bonito, que luego en casa ya no lo era tanto, o porque tengo varios iguales ¿para qué quería yo cinco labiales rojos con prácticamente mismo tono? Así que me he puesto a limpiar mi cajón de hasta conseguir algo parecido al capsule wardrobe pero con el maquillaje, siguiendo estas pautas:

La fase “detox"

1-Separa por categorías

Como tenía tanto, mi primer acercamiento ha sido separar en categorías, en mi caso cuatro: productos para la cara, productos para los ojos, para los labios y todo lo demás.

2- Primer descarte: todo lo que ni me planteo volver a usar

Después categoría por categoría he ido descartando todo lo que no me gusta, todo lo que estaba en mal estado (que también lo había) y aquello que no me acuerdo cuando fue la última vez que gasté (es poco probable que lo vaya a usar si ni me acordaba que existía)

3- Si es cruelty free y bio mejor

Este para mí es un punto crucial, ya os lo conté aquí, me preocupa lo que me pongo encima y me preocupa que se maltraten animales, así que en primer lugar he apartado todo aquello que no me siento cómoda gastando. Así que si de algún producto había más de uno y uno cumplía los requisitos y otro no, el que no, fuera. Por ejemplo, tenía dos bases de maquillaje: unos polvos minerales de Lily Lolo y una base de L’Oreal, las dos me gustan, pero con una me siento más cómoda que con la otra, pues me quedo la de Lily Lolo y la otra fuera.

La fase “define tu estilo"

Con lo que ha quedado de la “purga” anterior he analizado mi estilo, lo que gasto, como me maquillo, lo que me gusta y lo que no. Una vez he tenido claro lo que quería y lo que iba buscando ha sido muy fácil, he seleccionado lo que me queda bien y estoy segura de que voy a usar, dividiéndolo en dos grandes grupos:

1- El maquillaje para diario

Yo no me maquillo todos los días, pero los días que sí lo hago ¿qué gasto?. Yo soy de las de “cara lavada”, así que básicos y poco más: base de maquillaje, sombras neutras, máscara de pestañas, un colorete poco llamativo y bálsamo de labios con color

2-El maquillaje “de salir"

Aquí lo que no me pongo en el día a día pero sí muy a menudo cuando salgo: sombras de ojos más arriesgadas, algún pintalabios “llamativo”, polvos bronceadores y poco más.

Con lo que ha quedado (muy poco, la verdad) he hecho algo parecido a lo que he ido haciendo con la ropa, como si fuera ropa fuera de temporada, lo he metido en un neceser y dentro de unos meses, igual este verano, volveré a sacarlo, lo revisaré y decidiré si se quedan o se van definitivamente.

Capsule wardrobe abril-junio

Por fin ayer conseguí “acabar” mi capsule wardrobe para los tres próximos meses, esta es mi selección de ropa para el período que va de abril a junio. El otro día, al analizar como me había funcionado el anterior pensaba que me iba a ser fácil, bueno, pues no ha sido así, supongo que el que hayamos pasado del frío invierno al calor de verano en una semana no ayuda a elegir que ponerse durante los próximos meses y el tiempo loco de la primavera hace que dudes de lo que seleccionas.

Finalmente he seleccionado un poco de todo, he seguido con tres jerseys, uno bien abrigado, otro no tanto y uno finito, y una sudadera, porque aún puede hacer frío ("hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo…), y al mismo tiempo he escogido algunas camisetas y blusas de tirantes que me permitan afrontar los calores casi asegurados del mes de junio. Así que me ha quedado un capsule un poco cargadito, más que los anteriores al menos, pero que espero que me funcione, compuesto por:

Capsule wardrobe

  • 3 jerseys (gordo, menos gordo y abrigado, y fino)
  • 1 sudadera
  • 2 cárdigans (uno más abrigado que otro)
  • 5 camisas de manga larga
  • 5 camisetas de manga larga
  • 5 camisetas de manga corta
  • 3 blusas sin mangas
  • 5 pantalones
  • 2 faldas
  • 3 chaquetas (un trench, una cazadora de cuero y una de tela)
  • Total: 34 prendas

*Puede que finalmente se incluya alguna prenda más, pues estoy buscando una camisa vaquera para remplazar la mía que se desgarró la semana pasada y era una de mis elecciones seguras para estos próximos meses.

*Recordad que no incluyo zapatos ni accesorios

Final del Capsule Wardrobe Invierno 2015

Ya estamos a final de marzo y por tanto al final de los tres meses de este Capsule Wardobre. Por primera vez desde que empecé con esta historia puedo decir que estoy plenamente feliz con como ha ido

Revisando lo que me he ido poniendo estas han sido mis prendas estrella, lo que más he llevado:

Prendas estrella

  • los leggings de “cuero”, que me prácticamente me he puesto todas las semanas
  • los vaqueros
  • los jerseys “gordotes”, porque son lo mejor para cuando hace un frío que pela
  • las botas moteras

A pesar de que estoy contenta también hice unas cuantas malas elecciones, y hay algunas cosas que no he usado mucho:

Errores

  • el top de tirantes, ¿en qué estaba yo pensando?
  • los pantalones rotos, han sido mala idea con el frío, los llevé mucho en enero pero no me los he vuelto a poner hasta esta semana
  • los botines de tacón, no sé porqué pero simplemente no me apetecía nunca ponérmelos, igual ahora que ya hace menos frío…
  • las converse, teniendo los otros dos pares, las converse no han tenido ninguna oportunidad cuando hacía frío

Solo hay una cosa que me da pena, y es que tengo algo de ropa que ha acabado hecha polvo y tendré que retirar o sustituir, aunque ha sido por el uso, así que tampoco está tan mal:

  • el jersey gris que ya os conté y al que no le encontré sustituto
  • la chupa de cuero, que ya he sustituido de cara a esta primavera
  • las botas moteras

PD: Ya estoy planeando el de abril a junio, la próxima semana os cuento.

Resumiendo febrero

Bueno, se acaba el mes más corto del año, que a mi siempre me parece de los más largos, no sé si por el tiempo, porque vien después del también duro mes de enero y se va sumando, o porqué, pero siempre se me hace muy pesado, y este año no ha sido diferente, así que me alegro de que por fin se acabe.

Lo que he leído este mes:

Algunos enlaces:
– El post de Emily Henderson sobre como crear un plan de diseño, porque estoy planeando, si todo va bien, cambiar de casa pronto
– Siguiendo con el minimalismo, 12 cosas de las que probablemente tengas demasiado
– También en Apartment Therapy, Cómo empezar a llevar un estilo de vida más minimalista


Lo que he hecho este mes:

A modern way to eat
Este mes he estado centrandome bastante en cocinar un poco más sano, y he estado sumergida en buscar recetas y en intentar cocinar y comer un poco más sano. Os recomiendo:
– El canal de Youtube de Jaime Oliver Food Tube
– El libro de cocina de Anna Jones, A modern way to eat


Lo que he escuchado este mes:

Sigo enganchada al disco de Iván Ferreiro, pero lo voy alternando con esta lista de Spotify, no sé como llegué a ella, pero condensa mucho de lo que me gusta.


Lo que he visto este mes:

series
How to get away with murder, hoy mismo se acaba la primera tempora, ¿para cuándo la segunda?

Recapitulando – Mi Capsule Wardrobe durante enero

De momento estoy muy contenta con los resultados de mi selección para el armario, es cierto que no he usado todas la ropa, y que la verdad, tengo varias combinaciones estrella, con prendas que repito mucho más que otras, pero vamos, que es un armario con vistas a cuando haga mejor tiempo también, así que de momento no me agobio.

Algunas de mis combinaciones preferidas:

Mis combinaciones estrella:

Mis ganadoras

Y otras de las más repetidas:

Otras combinaciones

No obstante he tenido algún problema que otro, y es que mi jersey favorito, el gris que veis en la primera de las combinaciones, que sin duda es la prenda que más he llevado, ¡ha encogido al lavarlo!, me dispongo a buscar un sustituto y en cuanto lo encuentre se acabaron las compras hasta dentro de unos meses, pero eso ya os lo contaré otro día.

Capsule wardrobe ¿sí o no?

Hace dos meses que no escribo aquí, pero hoy he sacado un rato, y espero poder sacar más para seguir haciendolo, porque quiero hablar un rato sobre el capsule wardrobe. En septiembre ya conté que me iba a unir a la iniciativa del capsule wadrobe que promovía Caroline desde el blog Unfancy, dije que probaría durante ese mes y luego dependiendo como me fuera seguiría, o no, con él.
Bueno, pues me encantó la idea, y disfrute mucho pensando como podía ponerme esto o aquello de manera diferente, con un armario ordenado y lejos de estar abarrotado y la sensación de, por fin, estar sacando partido a la ropa que tengo. Así que llegó octubre y me dije ¿por qué no seguir con él durante tres meses más y ver como va el experimento? Seleccioné con mucho cuidado las prendas que me “quedaba” y guardé en otro armario el resto de la ropa y hasta hoy.
Esta mañana, mientras me vestía, he pensado que cuando elegí la ropa con la que me quedaba, afortunadamente, tuve en cuenta que las veraniegas temperaturas de septiembre y octubre se acabarían y darían paso a los días de otoño, o más bien de invierno, que han venido, por lo que tenía bastante dónde elegir, pero entonces me he acordado de mis pantalones de cuero, de una de mis sudaderas preferidas, de mi rebeca de punto gordo…, y el armario, de pronto, se me ha quedado pequeño. Llevo dándole vueltas a este asunto todo el día, no sé si continuar con el experimento o no, por un lado me gusta la sensación que tengo de que doy uso a mi ropa y la disfruto, pero por otro lado, ¿tiene sentido tener ropa que también me gusta, pero que no entró en mi selección inicial porque me limité a cuarenta prendas, guardada en un armario?