Adiós al Capsule Wardrobe

Foto

Este final de verano me ha confirmado algo que la pasada primavera ya me adelantó, y es que con el tiempo tan cambiante que tenemos aquí, un capsule wadrobe en estas estaciones a mí no me funciona. El otoño pasado me fue bien, luego tuve que replantearme algunas cosas y al final el entusiasmo con el que encaraba este proyecto pudo más y acabé la temporada, luego el invierno fue un camino de rosas, pero con la primavera y este capsule, llegaron los problemas, y el verano los ha agudizado más aún, para acabar con un mes de septiembre que ha empezado con un tiempo loco, en los quince días que llevamos ha hecho un calor, frío, temperaturas del más puto entretiempo, hemos tenido tormentas, lluvias, un poco de todo, vamos, y mi entusiasmo por el proyecto ha dicho basta, así que yo me bajo del capsule wardrobe.

¿Me ha fallado el Capsule Wardrobe?
No lo creo, simplemente lo encuentro demasiado rígido para lidiar con los cambios de tiempo, y entonces todas las dudas que os comentaba aquí han vuelto a resurgir y vienen con fuerza y siento que ya no me ajusta y que no me convence; así que antes de acabar odiando mi ropa prefiero abandonar el proyecto. Pero he sacado cosas muy buenas de él, antes del verano pasado tenía un armario que al abrirlo parecía que iba a explotar de un momento a otro, al mismo tiempo que sentía que no tenía nada que ponerme, y ahora, con un poco de ayuda de Marie Kondo, tengo toda la ropa a la vista, un armario despejado, lleno de cosas que me gustan y sin nada que no use, así que me voy de este proyecto super satisfecha.

¿Significa esto que voy a volver a las andadas de antes de este experimento?
Por supuesto que no, desde que empecé a interesarme por el minimalismo me he dado cuenta de como me ha simplificado la vida, del estrés que me ha evitado, de cómo el menos en muchas ocasiones es más, y el armario y la ropa son una parte fundamental de esto, así que no, desde luego no pienso volver a las andadas. Hoy por hoy tengo la cantidad de ropa que equivaldría, más o menos, a dos capsule wardrobe, y espero que sigo así.

¿Cómo lo voy a enfocar?
Lo he pensado mucho y creo que mi enfoque se va a parecer al de otro “proyecto” famoso que andaba por la red hace años que llamaban “5 piece french wardrobe” y del que Afterdrk sigue hablando en su blog de vez en cuando. Este consistía en comprar un máximo de 5 prendas por temporada, siendo además compras responsables, pensadas y ponderadas, vamos, bien planificadas. Yo aún no he pensado mucho cuales van a ser mis reglas, pero os lo contaré cuando lo sepa. De momento tengo toda mi ropa en el armario, bien ordenada y sin agobios y a ver como me funciona.

Retomando mi ayuno de compras

Con abril ha llegado el final de mi prohibición de gastar o “plan de ahorro salvaje” como yo lo he llamado y ha sido un completo desastre, por unas cosas u otras he ido fallando, he comprado cosas, he gastado en cosas innecesarias y al final, aunque he gastado menos de lo que seguramente lo habría hecho sin mi compromiso, he gastado más de lo que preveía.

Candado
Fuente: Life of pix

Esto, me imagino, que es, en parte, culpa de la poca previsión y planificación que tenía, así que me replanteo mi plan, lo vuelvo a aplicar y a partir de hoy vuelvo a empezar.

  • Mi prioridad es, y era, el control de mis hábitos de compra, el no ir de compras para pasar el rato o el gastar sin orden ni concierto. Aquí he fallado, no miserablemente, pero casi, si bien he controlado lo de gastar por gastar si que he tenido ganas de ir de compras porque sí, y lo he hecho.
  • El tema de la ropa, este creo que es el único apartado que creo que tengo más o menos controlado, el tema de los capsule me ha ayudado mucho con esto.
  • Las compras por intenet, mi punto débil. Aquí es donde tengo que poner más control y más empeño, y es que es tan fácil darle al botón y lo tienes en casa…
  • A partir de hoy, y durante los tres próximos meses se acabó comprar:
    – ropa
    – productos cosméticos sin terminar antes el que estoy gastando
    – libros
    – objetos de decoración
    – otros objetos materiales no indispensables