Zero waste home

Hoy vengo a hablar del libro de Bea Johnnson Zero Waste Home, una lectura que me ha fascinado. Descubrí a Bea a través de esta entrada del blog Remodelista en la que hablaban de diez maneras de vivir con menos y la ponían como ejemplo, y me encantó.

Bea Johnson es una bloggera francesa afincada en EEUU que preocupada por el medio ambiente y la cantidad tan grande de desperdicios que los seres humanos generamos se embarcó en la aventura de no producir ningún residuo, de ahí el título del blog Zero Waste Home Aquí Bea comparte un montón de ideas y da muchos consejos sobre como reducir, reutilizar o reciclar nuestros deshechos. Un tiempo después de empezar con el blog le pareció importante compartir esta experiencia en un libro y así nació Zero Waste Home, (libro que lamentablemente no está disponible en español, solo en inglés y francés, y que podéis conseguir a través de Amazon donde amplía la información que hay en el blog y cuenta más a fondo sus experiencias y sus inquietudes. 

Ella misma cuenta en su blog que su experiencia ha sido todo un éxito y está encantada con los resultados, y pretende que mucha gente elimine sus prejuicios asociados al estilo de vida del Zero Waste

 “Since embarking on the Zero Waste lifestyle, my life and that of my family has completely changed… for the better. We not only feel happier, we lead more meaningful lives, based on experiences instead of stuff, and action instead of inaction.
Today, my goal is to shatter pre-conceptions associated with the Zero Waste lifestyle and share what we have discovered about its incredible health, financial and time savings benefits! I participate in media and speaking engagements to share my stories and tips and provide home consulting services on decluttering, living simply and waste reduction”

Yo no iría tan lejos, probablemente porque para mí, viviendo en un pueblo de España, muchas de sus acciones para reducir el gasto son casi utópicas, pero si que me parece que tiene aportaciones muy interesantes, y que sus planteamientos de reducción, de vivir solo con lo imprescindible y de generar menos impacto en el medio son muy adecuados.

Desde que leí el libro yo misma he intentado aplicar sus principios en muchas de mis actividades diarias, y aunque en algunas fallo estrepitosamente si que me acerco en otras, y día a día me produce más admiración lo que esta mujer es capaz de hacer. Desde luego, a aquellos que os manejeis bien en inglés o en francés os recomiendo fervientemente el libro y el blog, si os interesa en planteamiento, claro, que seguro os encantará.

Anuncios