Septiembre y la vuelta

Hola de nuevo. Me da hasta un poco de vergüenza volver así después de haberme ido de repente, dejando colgados muchos temas que llevaba entre manos, pero el final del curso pasado fue una locura y mi cabeza ya no podía más. Este verano he aprovechado para recargar fuerzas y vuelvo por aquí con las pilas más cargadas que nunca. Además como un periodo de descanso y reflexión nunca viene mal, durante estas dos últimas semanas le he dado unas cuantas vueltas a este blog y vengo con algunas ideas que espero que os gusten y que poco a poco iréis viendo por aquí.
Y vosotros, ¿cómo han ido las vacaciones? ¿También os han marcado un antes y un después?

El estilo de Afterdrk

Hace unos años seguía un montón de blogs de moda, aquellos en los que una chica muesta como va vestida y cuenta donde ha comprado lo que lleva, pero poco a poco he ido eliminandolos de mi feed y sustituyéndolos por otros tipos de blog. No obstante, hay unos cuantos blogs que sigo sin perderme y me siguen inspirando, uno de ellos es el que escribe desde Amsterdam Sabrina Meijer, AfterDRK (que por ayer anunciaba que deja un poco de lado la publicación de sus looks para incorporar más contenidos de otro tipo)

Afterdrk - the perfect belt
Supongo que que lleve años siguiendo las aventuras de esta chica se debe a que su estilo me gusta (muchos básicos, mucho negro, gris…) pero también al hecho de que comparta algunas de sus ideas entorno al estilo o a lo que debe ser la moda, me gusta especialmente su serie de posts “5 French Wardrobe”.

Afterdrk - Editors letter

Afterdrk

Afterdrk - 5 French Wardrobe

Afterdrk

Todas las fotos sacadas de Afterdrk

Mi periplo cosmético

Cosméticos
Fuente: Pexels

Cada día yo me levantaba, me ponía mi montón de cremas en la cara para luchar contra el acné, me duchaba, me untaba de crema corporal para hidratarme la sequísima piel del cuerpo, me ponía un montón de productos en el pelo para eliminar el frizz, para darle cuerpo, volumen… y, francamente, no conseguía resultados, así que cambiaba de productos, con los que tampoco conseguía los resultados maravillosos que prometían, y así una y otra vez, con el resultado de mil botes abiertos por el cuarto de baño, un motón de productos empezados que tarde o temprano acababan en la basura, y un montón de gasto.

Cuando hace unos años me empezó a interesar el medio ambiente decidí que todo esto no era bueno y que la solución a todos mis males pasaba por gastarlo todo orgánico, que ganaría el planeta, ganaría yo y ganaríamos todos, pero, lamentablemente tampoco fue así, los resultados fueron los mismos que con los productos tradicionales pero con más gasto aún, pues pasé de comprar en la droguería y el supermercado, y como mucho en la farmacia, al herbolario y a las tiendas online, meses más tarde abandoné este enfoque porque no podía mantenerlo.

Después de esto he pasado por diferentes etapas en las que he vuelto a los productos tradicionales baratos, me he pasado a la “alta cosmética” con la consiguiente “ruina”, he vuelto a lo bio, y otra vez a lo tradicional, todo ello sin más pretensiones que llegar a algo que me funcionará plenamente, si he conseguido resultados con algunos productos de todo tipo, con los que me he mantenido fiel.

Durante todo este tiempo, a la vez que gravitaba de un sitio a otro me he documentado mucho, he leído un montón sobre tóxicos, he visto unos cuantos documentales, he seguido numerosos blogs, etc. y me he dado cuenta de que el enfoque de conseguir la perfección es aquí tan prácticamente imposible como en otros campos, pero que si que hay unos cuantos principios a los que me gusta atenerme con lo que me pongo en el cuerpo, por ello he vuelto, aunque no completamente, a la cosmética orgánica o bio, porque me gusta saber, en la medida de lo posible lo que me pongo sobre el cuerpo, porque es más respetuosa con el medio ambiente, porque estpy más de acuerdo con su filosofía, porque no me gusta que los animales sean malatratados cuando no es necesario, y más.

Lo que diferencia esta vez las anteriores es que me documento, mucho, antes de comprar algo, investigo sobre los productos en blogs y páginas que me parecen de confianza, y cuando es posible los pruebo antes de comparlo, de esta manera ya se lo que compro y no gasto a lo tonto y sin criterio.
De momento estoy muy contenta con mi nuevo enfoque, y el gasto un poco descontrolado que hago es lo que voy a intentar cambiar a partir de ahora, bueno, eso y que voy a intentar pasarme a productos cruelty free (no testados en animales), pero ya os iré contando.

2015

Ya estoy de vuelta del parón navideño, que me ha venido genial para descansar y recuperar fuerzas.
Estos días estaba planteándome mis metas y propósitos para este año nuevo y me encontré con que una de mis youtubers preferidas Light by coco subía un video sobre su “Visionboard” de 2015. Esto no es más que un poster con imágenes que te inspiran, así que en lugar de marcarme propósitos como todos los años, este le he copiado la idea.

Mi visionboard 2015

Lecturas para el fin de semana II

Si os gusta la fotografía, acabo de descubrir este canal de youtube, una fotografa alemana de bodas que me ha tenido enganchada todo la semana

En LifeEdited comparten una guía/infografía de Good Magazine que resulta interesante para aplicarla cuando nos preguntamos si deberíamos comprar algo o no

Este no es para mí, pero si alguien está interesado en implementar el sistema de los armarios capsula en la cocina en Be More with Less acaban de empezar con ello

Algunas ideas del Comidista para regalar comida

Y aprovechando que igual tenéis que comprar libros estas navidades Dónde comprarlos

Lecturas para el fin de semana

Algunos enlaces de cosas que me han gustado esta semana:

Foto a del Instagram de Wenevermet

Capsule wardrobe, mi acercamiento

Después de bucear en montones de tableros de Pinterest y determinar, más o menos, que estilo que quiero, mis ideas estaban más claras pero todavía tenía que plantearme muchas cosas, por ejemplo, tenía que ser una selección adecuada al tiempo que hará este mes de septiembre, que se adaptará bien a mi estilo de vida, principalmente trabajo y estudio entre semana y salidas nocturnas y alguna escapada los fines de semana, como para probarlo de momento solo me estoy proponiendo un mes de compromiso! pues esto es bastante fácil de planear, así que me puse manos a la obra con mi armario.

El primer paso para seleccionar mis prendas para mi Capsule Wardrobre fue vaciar el armario, sacar la ropa y verla toda sobre la cama es muy diferente de verla toda apilada en el armario. 

Una vez afuera lo mejor es hacer cuatro montones, el montón de seguro que lo quiero seleccionar, me encanta, el montón de me gusta pero no sé…,  el montón de lo quiero ni de coña y montón de no sé si me gusta o no.

Mis montones fueron muy diferentes entre si el de ni de coña fue directamente fuera del armario y de mi casa, para donar. Con los otros ya me costó más, el de no sé si me gusta nada fue directo a varias cajas para repensarmelo, ya veremos si echo de menos esa ropa pero de momento no tengo un armario repleto de cosas de las que no estoy segura de que me gusten, de los otros dos montones salió mi selección para este mes, que os enseñaré en otro post dentro de un par de días, y la ropa que me sobró, de momento, la tengo en otro armario, esperando.

Ahora tengo sólo una pequeña cantidad de ropa en mi armario y todo ordenado la verdad es que es un cambio increíble, Y además he puesto en marcha algunas ideas para tener el armario mucho más ordenado, de momento estoy encantadísima, pero claro acabo de empezar así que ya veremos cómo va la cosa.

¿Mañana se inicia un nuevo curso?

IMG_0034.JPG
foto de una vita a colori

Mañana es 1 de septiembre y para mi, que para muchas cosas aún funciono con el calendario escolar es inició de un nuevo curso, fecha de inicio de buenos propósitos y de plantearme cambios, más incluso que el 1 de enero, así que aquí estoy, pensando en muchas cosas y planificando mis próximos meses, ¿y vosotros?¿también os tomáis el 1 de septiembre así?

De momento se acabaron las compras… (hasta final de año)

Empiezo con el minimalismo y me planteo la primera idea: ¿seré capaz de dejar de comprar por una temporada? Revisando mis gastos en los últimos meses me llevé el susto del siglo, ¿pero cómo es posible gastar tanto sin casi notarlo? Pues especialmente comprando ropa, la ropa es mi punto débil, gasto, gasto y gasto y nunca tengo suficiente. Voy de compras persiguiendo la falsa hipótesis de que compraré esto o aquello y ya no me hará falta nada más, tendré un armario completo y perfecto para mucho tiempo, y así justifico mi gasto, pero pasan unos días o, en el mejor de los casos, semanas y siempre “necesito” una cosa u otra que no tengo y vuelta al gasto y comienza otra vez el ciclo. Y lo mismo con el maquillaje y los productos de belleza

Pero además no solo gasto en ropa y demás, mi otra gran debilidad son los libros, ¿entrar en una librería y salir sin nada? Imposible, es la eterna tentación, así que igual que acumulo ropa en mi armario acumulo libros en mi estantería, que mes tras mes se van sumando a una interminable lista de lecturas que, francamente se me ha ido de las manos.

Si a todo esto le sumas caprichos ocasionales en otros campos te encuentras, como yo ahora, con que has gastado una barbaridad en un motón de cosas que realmente no necesitabas y que, en muchos casos, ni siquiera te llenan. Por eso a partir de ahora y siguiendo el ejemplo de varios de mis blogs de cabecera como The Ninfe en l’air o MajaHuse inauguro mi “Shopping fast” es decir, una prohibición de compras, por lo menos de aquí a final de año. Evidentemente aquí no entran los básicos, como la comida, productos imprescindibles de higiene o similares, pero si todo lo prescindible, y especialmente ropa, productos de belleza y libros, a ver como me va, ya iré contando mis peripecias por aquí, ya sé que va a ser muy duro.