Lo que hay en las papelerías

Papelería
Fuente: Pixabay

Me encantan los productos de papelería, ¿hay algo más bonito en el mundo?, es pasar por delante de una y tener unas ganas locas de entrar a ver que puedo añadir a todo lo que tengo, me pierden los bolis y los rotuladores, las libretas, los post-its y todo en general, soy una compradora compulsiva en cuanto piso una papelería.
Durante los últimos años he ido acumulando una cantidad de cosas que me da hasta verguenza confesar, y como estoy aplicando conceptos de minimalismo y también intentando seguir el método KonMari (poner enlace aquí) hace poco me decidí a meter mano a mi papelería particular, para quedarme con lo que me gusta y lo que uso de verdad, el resto irá a una caja y de ella pasará a manos que lo vayan a gastar, por que, seamos sinceros, ¿qué sentido tiene tener cien bolígrafos, por muy bonitos que sean, si luego siempre usas el mismo porque es el que más te gusta? La única respuesta que veo es para coleccionarlos, pero como esa no es mi intención, creo que donarlos a quienes los puedan usar es la mejor solución.
Y ¿qué he hecho? Pues lo más sencillo, he sacado todo el material, he seleccionado todo lo que no gasto y no me aporta nada, que era bastante más de lo que creía – ¿quién necesita veinte Pilot G2 rojos que ni siquiera me gustan como escriben? y mejor aún ¿cómo he acumulado tantos? – y se han ido a la caja para donar. Después todo lo demás ha ido a otra caja, la caja en espera de la que durante el último mes he ido rescatando materiales según los iba necesitando, y la verdad, no es que haya recuperado muchos… y los he guardado e un par de estuches que tenía por casa. Por último he sacado de esta caja algunas cosas que tenían valor sentimental o que me chiflan y las he dejado en otra pequeña caja cuyo detino revisaré dentro de un tiempo, a ver como funciona.
Mis básicos han quedado reducidos a: mi pluma de Lamy, un par de bolígrafos azules, un Pilot Frixion azul de tinta borrable, un bolígafo negro, un par de lápices subrayadores, tres bolis de colores, una goma, un sacapuntas doble, un lápiz, un portaminas y un rotulador rojo.
En otro estuche guardo lo que no uso a diario pero de vez en cuando necesito: una grapadora y grapas, un rollo de washi-tape, recambios de tinta y minas, varios clips y pinzas, y algunos post-its de colores.

Anuncios

2 comentarios en “Lo que hay en las papelerías

  1. limón dijo:

    Veo que no soy la única que tiene adicción a los productos de papelería 😀 Tengo una cantidad de cuadernos que no es normal, y lo peor es que guardo los más bonitos para algo especial, y no llega nunca. Me parece muy buena idea lo de la caja en espera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s