Mi periplo cosmético

Cosméticos
Fuente: Pexels

Cada día yo me levantaba, me ponía mi montón de cremas en la cara para luchar contra el acné, me duchaba, me untaba de crema corporal para hidratarme la sequísima piel del cuerpo, me ponía un montón de productos en el pelo para eliminar el frizz, para darle cuerpo, volumen… y, francamente, no conseguía resultados, así que cambiaba de productos, con los que tampoco conseguía los resultados maravillosos que prometían, y así una y otra vez, con el resultado de mil botes abiertos por el cuarto de baño, un motón de productos empezados que tarde o temprano acababan en la basura, y un montón de gasto.

Cuando hace unos años me empezó a interesar el medio ambiente decidí que todo esto no era bueno y que la solución a todos mis males pasaba por gastarlo todo orgánico, que ganaría el planeta, ganaría yo y ganaríamos todos, pero, lamentablemente tampoco fue así, los resultados fueron los mismos que con los productos tradicionales pero con más gasto aún, pues pasé de comprar en la droguería y el supermercado, y como mucho en la farmacia, al herbolario y a las tiendas online, meses más tarde abandoné este enfoque porque no podía mantenerlo.

Después de esto he pasado por diferentes etapas en las que he vuelto a los productos tradicionales baratos, me he pasado a la “alta cosmética” con la consiguiente “ruina”, he vuelto a lo bio, y otra vez a lo tradicional, todo ello sin más pretensiones que llegar a algo que me funcionará plenamente, si he conseguido resultados con algunos productos de todo tipo, con los que me he mantenido fiel.

Durante todo este tiempo, a la vez que gravitaba de un sitio a otro me he documentado mucho, he leído un montón sobre tóxicos, he visto unos cuantos documentales, he seguido numerosos blogs, etc. y me he dado cuenta de que el enfoque de conseguir la perfección es aquí tan prácticamente imposible como en otros campos, pero que si que hay unos cuantos principios a los que me gusta atenerme con lo que me pongo en el cuerpo, por ello he vuelto, aunque no completamente, a la cosmética orgánica o bio, porque me gusta saber, en la medida de lo posible lo que me pongo sobre el cuerpo, porque es más respetuosa con el medio ambiente, porque estpy más de acuerdo con su filosofía, porque no me gusta que los animales sean malatratados cuando no es necesario, y más.

Lo que diferencia esta vez las anteriores es que me documento, mucho, antes de comprar algo, investigo sobre los productos en blogs y páginas que me parecen de confianza, y cuando es posible los pruebo antes de comparlo, de esta manera ya se lo que compro y no gasto a lo tonto y sin criterio.
De momento estoy muy contenta con mi nuevo enfoque, y el gasto un poco descontrolado que hago es lo que voy a intentar cambiar a partir de ahora, bueno, eso y que voy a intentar pasarme a productos cruelty free (no testados en animales), pero ya os iré contando.

Anuncios

2 comentarios en “Mi periplo cosmético

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s